SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La mañana de este domingo, en la entrada al pueblo de Sabana Grande de Boyá el cónsul dominicano en New Orleans, Luisiana, Estados Unidos, Ramón Amparo Valdez, se encontraba en una fila de vehículos, debido a que por militares apostados allí, estaban haciendo chequeos de los vehículos, a pesar de no ser hora del toque de queda.

En uno de los videos que circulan en las redes, se ve a Ramón Amparo desmontarse del vehículo, emplear un vocabulario inadecuado y mostrar un comportamiento inapropiado a la función que desempeña. Lleno de ira y prepotencia le falta el respeto a un ministro.