Por Manuel Castillo

 

El pasado lunes 21 de diciembre en horas de la madrugada, el coronel piloto de la Fuerza Aérea Dominicana, Ramón Israel Rodríguez Cruz, a bordo de un avión súper-tucano, luego de una ardua persecución, derribó una avioneta cargada de drogas precipitándose en la llamada “Recta de Sanson”, carretera Oviedo-Pedernales.

De acuerdo a las informaciones, en el lugar donde cayó la aeronave se recuperaron 7 kilos de cocaína, de una cantidad indeterminada que transportaba dicho artefacto. Al lugar se presentó el personal del J2, de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD),  de Ejército Dominicano, de la Policía Nacional, entre otras autoridades.

Al día de hoy, la sociedad dominicana espera por el informe sobre el particular.

Tres días, o sea 72 horas después dos agentes de la Policía Nacional ejecutan en Boruco, Guazumal, al coronel piloto Ramón Israel Rodríguez Cruz. El mismo piloto del super-tucano que horas antes había derribado la avioneta cargada de drogas en Oviedo, Pedernales.

 

Algunas interrogantes sobre la ejecución 

¿Por qué, tanto el cabo Rafael de Jesús Díaz Gómez, como el sargento mayor Librado Recio Solís después de disparar contra el coronel, impidieron a la esposa (hoy viuda) y a la tía darle los primeros auxilios? Dejando que se desangre.

¿Por qué si se mantuvieron dando vueltas alrededor de la casa antes de la ejecución, por qué hablan de persecución?

¿Por qué el coronel no usó la pistola que llevaba al cinto?  

¿Por qué delante de testigos abren la puerta trasera del vehículo y cargan con el fusil? Que supuestamente el coronel lo habría sacado y lo habría manipulado. Con lo que se descarta esa versión del informe oficioso.

Objetividad e imparcialidad

Lo primero que debemos establecer en este y cualquier caso parecido, es que la institución a la que pertenecen los miembros actuantes en un saco son sospechosos o posibles autores de un delito no puede formar parte de la investigación, de recolectar las evidencias, de hacer los levantamientos ni de rendir informe alguno. Debe abstenerse de participar en ese proceso, para que no se constituya en juez y parte.

Mientras que la comisión está compuesta solo dos altos oficiales. Una de las partes comprometida. Echamos de menos al Ministerio Público en dicha comisión. Los miembros son el general de brigada paracaidista Mauricio Fernández García, inspector general de la Fuerza Aérea Dominicana y general de brigada Claudio Peguero Castillo, inspector de la Policía Nacional.

Como podemos observar es muy poco probable que esta comisión emita algún informe objetivo y confiable. Por lo que sugerimos la creación inmediata de otra comisión más representativa, que pueda garantizar una investigación creíble.

 

El informe inicial y sus incongruencias marcadas en color rojo

El informe inicial de la Policía Nacional sobre la muerte a tiros del teniente coronel piloto de la Fuerza Aérea de la República Dominicana (FARD), Ramón Israel Rodríguez Cruz, sostiene que el militar fue ultimado cuando no se detuvo ante las autoridades policiales y luego intentó sacar un arma de fuego para defenderse, lo cual provocó el incidente.

Las versiones de los testigos contrastan con esta versión oficiosa, veamos:

El reporte revela que el fallecido teniente coronel transitaba en un vehículo marca Chevrolet, modelo Colorado, de color blanco, placa No. L406510, y le rebasó a alta velocidad a los agentes, quienes más adelante hicieron contacto de frente, hicieron un cambio de luz al militar y éste les hizo caso omiso, obligando a la patrulla a salir del carril y orillarse.

Cámaras de vigilancia muestran la patrulla policial merodear en varias ocasiones en los alrededores de la vivienda antes de la llegada del coronel. Uno de los videos se ve cuando la patrulla apaga las luces del vehículo. Por lo que no hubo tal persecución.

Vecinos aseguran que los policías conocían a Ramón Israel Rodríguez Cruz, y el vehículo en el que se transportaba.

El documento policial apunta que los agentes hicieron una persecución hasta llegar a la casa de la tía del militar, donde él se encontraba de visita, y notaron que al momento de desmontarse, portaba en su cinto un arma de fuego, por lo que los miembros policiales supuestamente le solicitaron su identificación, “en caso de que se tratara de un militar o Policía” o que de lo contrario mantuviera sus manos en alto.

«Ahí no hubo palabra, ahí lo que hubo solamente fue tiros», narró una señora identificada como Miriam Vargas, la cual resaltó que luego de verlo muerto en el suelo, los policías le llevan una pistola que cargaba y otra arma que tenía en su vehículo.

Yayo Matías dijo que en la comunidad de Boruco «todo el mundo sabe que el matador» había visitado hace 43 días, más o menos, la casa del alto oficial de la Fuerza Aérea para hablar con él por la música a alto volumen, sin embargo, cuando el militar se identificó el agente se retiró de «mala manera».

El informe dice que cuando los agentes le hicieron estas solicitudes a Ramón Israel Rodríguez Cruz, este les respondió: “Quiénes son ustedes para mandarme a identificar, yo me identifico ahora”.

Vecinos aseguran que los policías conocían a Ramón Israel Rodríguez Cruz, y el vehículo en el que se transportaba.

El reporte indica que acto seguido el alto militar abrió su vehículo de nuevo y sacó del asiento trasero un fusil M-16 A1 calibre 5.56MM, serie 5488942, y los miembros de la Policía le dijeron que guardara esa arma, pero él no obedeció y manipuló el fusil.

Acto seguido, el cabo se vio en la obligación de realizarle varios disparos con el objetivo de neutralizarlo. Según el informe policial, el cabo manifiesta que grabó un vídeo con su celular que prueba su punto sobre la actuación del militar.

Nidia Vázquez tía y comadre del teniente coronel de la FARD, indica que el militar no sacó su arma y tampoco se produjo una discusión con los agentes policiales que luego de realizar los disparos la amenazaron tanto a ella como a la esposa de la víctima.

Destaca que luego de caer herido, los policías le quitaron el arma de reglamento que llevaba el en su cintura, tomaron un fusil de su vehículo, y tampoco permitieron que les ofrecieran los primeros auxilios.

El informe señala que Rodríguez Cruz, al ser examinado por la médica legista de la provincia Valverde, doctora Yosenia Gregorio, se certificó en el acta de levantamiento del cadáver que el occiso recibió un disparo por arma de fuego en el hemitórax izquierdo con orificio de entrada y salida. También, recibió un disparo en el hombro derecho, con orificio de entrada y salida, y otro a nivel axilar, igualmente con entrada y salida.

Vecinos de la familia del teniente coronel aseguran que escucharon cuatro disparos, pero sólo se recolectaron tres casquillos, por lo que no creen en el informe dado por las autoridades.

El asesinato del teniente coronel Ramón Israel Rodríguez Cruz no fue al azar, si no que se trató de una ejecución por parte de un miembro de la Policía Nacional, quien hace más de un mes visitó su casa motivado por una música a alto volumen, de la cual no salió conforme.

 

NOTICIAS RELACIONADAS CON EL TEMA:

AERONAVE CARGADA DE DROGA SE ESTRELLA EN PEDERNALES DEJA SALDO DE UN MUERTO

Una avioneta se desploma en Oviedo tras una persecución de un avión Súper Tucano

Avioneta transportaba drogas se accidenta en Oviedo, Pedernales

Se estrella avioneta en Oviedo, presumen transportaba cocaína

Confusión y espanto creó en Pedernales la caída de una avioneta en la zona de Oviedo