El pacifista malagueño Jesús Antonio Fernández Olmedo Es un caminante a favor de la paz y la no violencia en el mundo. Ha recorrido toda España y casi toda Europa. Además es escritor y ha publicado varios libros, entre los que cuentan Crónicas de un viajero y El Nuevo Buscador. Fernández Olmedo ha realizado algunos videos que lo pueden ver en su canal de YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCRJ9VKX5bMZIiC7mLuckMVA
Jesús Fernández Olmedo

Jesús Antonio Fernández Olmedo  olmedoant@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

Hace poco lanzaron máscaras de aire personal pero su precio está muy alejado del consumo general, del ciudadano medio. En Estados Unidos, por poner un ejemplo, al curarte del Coronavirus por medio de los respiradores (aire) que conocemos, te salvan la vida pero te cuesta 5,000 dólares, parece que aire de alta calidad es lo que se está comenzando a venderse, entre otras cosas, a alto precio.

En su momento hicieron lo mismo con el agua, en un principio todo el mundo podía disponer de ella, gratis, pero después llegaron algunos comerciantes y….  igualmente otros hacen negocio con sus botellas de oxígeno puro. Pagar por respirar. El aire nos rodea, llenamos nuestros pulmones y de él vivimos y el mundo natural pero no le prestamos la suficiente atención, es algo que “se nos olvida con facilidad”. Seguramente el aire que respiramos hoy y sus componentes no es el mismo que el aire de la Edad Media o del Pleistoceno. Este va cambiando e influyendo sobre la vida de nosotros y el planeta.

En otras épocas como el Carbonífero el aire podría tener el doble de oxigeno que el actual, sería limpio y fresco, por lo que si viajáramos a esa época, el mismo aire nos daría energía al respirarlo. ¿Cómo será entonces el aire del futuro al respirarlo? ¿Aire artificial? ¿Más pesado que el actual?

En su momento hicieron lo mismo con el agua, en un principio todo el mundo podía disponer de ella, gratis, pero después llegaron algunos comerciantes y….

Hay gente que se aprovecha de todo esto que está pasando para hacer negocio. Estamos viendo cómo la Banca se está vendiendo ahora como “solidaria” para salvar empresas, negocios, la sanidad y hasta países. Esto quiere decir que en breve hasta países serán propiedad de la Banca. Lo de los aplausos es justificarse, creo que tú puedes hacer mucho más que aplaudir. La solución ante este mundo esclavizado no sé cuál es pero sí creo  fundamental que las personas despertemos y comencemos a confiar en nuestro vecino y no en el sistema.