MADRID, ESPAÑA.– El futbolista delantero Fernando Torres, miembro del Atlético, protagonizó el susto del partido que enfrentó al Atlético de Madrid con el Deportivo. El delantero tuvo que abandonar en camilla y con collarín el estadio de Riazor después de un choque con Álex Bergantiños.

En el minuto 85, ambos futbolistas saltaron a pelear por un balón aéreo cuando el delantero del Atlético salió mal parado. La tensión se palpaba entre los jugadores. Giménez, muy nervioso, pedía a gritos una ambulancia con gesto de desesperación y preocupación y Fernando Torres abandonó el campo ante la ovación de Riazor.

Las noticias tranquilizadoras llegaron pronto. Torres recobró la consciencia y pudo hablar con los médicos que le estaban atendiendo. Aún así, el jugador ha sido trasladado al hospital para ser sometido a pruebas y ver el alcance del golpe en el cuello tras la caída.

Las noticias que llegaban desde el hospital seguían siendo buenas. Allí fue sometido a un TAC craneal y cervical que confirmó que no tiene lesiones traumáticas.

Otro de los tuit decía: Buenas noticias (2/2)@Torres, consciente y orientado, pasará la noche en observación en el hospital por protocolo médico.