Heroísmo conmovedor de cuatro hombres contra tres mil efectivos militares. Combatieron como gigantes durante ocho horas contra “liliputienses”

Por Manny Castle

SANTO DOMINGO, RD.- El martes 11 de enero del 2013 fue promulgada por el Poder Ejecutivo la Ley 1-13 que declara el 12 de enero de cada año como Día de la Resistencia Heroica en honor a Los Palmeros quienes eran miembros de los Comandos de la Resistencia, una de las fracciones del Movimiento 14 de junio (1J4), tras la Guerra de Abril de 1965.

Estamos hablando de cuatro activistas de los Comandos de la Resistencia que el 12 de enero de 1972, portando algunos fusiles, resistieron por más de cinco horas un ejército de cerca de cinco mil efectivos de todos los cuerpos armados de la República Dominicana.

 

En la acción heroica de cuatro jóvenes comprometidos con la libertad y la democracia del país y que la historia dominicana registra con el nombre de Los Palmeros, dejaron de respirar, pero alcanzaron la inmortalidad, los jóvenes Amaury Germán Aristy, Virgilio Perdomo Pérez, Ulises Cerón Polanco y Bienvenido Leal Prandy.

Como parte de su estrategia político-militar en busca de la transformación social y política de la nación dominicana, los Comandos de la Resistencia se constituyeron en el frente interno del proyecto insurreccional del Coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó quien desde Cuba, La Habana, arribaría al país en una expedición armada guerrillera, la cual se produjo un año después de la caída en combate de Los Palmeros, el 2 de febrero de 1973 por la playa Caracoles.

Los Comandos de la Resistencia serían el principal soporte para la llegada de Caamaño, pero el gobierno de Joaquín Balaguer, contando con el apoyo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos de Américas descubrió a tiempo el plan y tras identificar a los involucrados, comenzó su persecución por todo el territorio nacional.

El 11 de enero en horas de la tarde del 1972 los organismos de inteligencia del gobierno descubrieron la casa que servía de albergue a los jóvenes, en el kilómetro 14 de la autopista de Las Américas.

Los militares abrieron fuego contra la casa y fueron repelidos desde dentro, pero en la refriega cayeron abatidos Virgilio Perdomo Pérez (Chuta) y Cerón Polanco, pero Amaury Germán y Leal Prandy lograron escabullirse y refugiarse en una cueva que existe en las inmediaciones, donde tenían más armas y municiones, y desde ella lograron gallardamente el ataque con todo tipo de armas, incluyendo morteros.

Más de 2 mil efectivos de todos los cuerpos armados, dirigidos personalmente por los jefes militares de entonces, Ramón Emilio Jiménez Reyes, Neit Rafael Nivar Seijas y Salvador Lluberes Montás, ordenaron un ataque despiadado que duró cerca de cinco horas.