PEDRO BRAND.- Gran pesar ha causado a todo Pedro Brand y Los Alcarrizos, la nefasta noticia de la muerte esta madrugada a la edad de 89 años, de don Cornelio de Jesús Ramírez, tronco de una reconocida familia de este municipio. Las manifestaciones de pesar no se han hecho esperar de manera personal y a través de las redes sociales, de una gran cantidad de munícipes de distintos segmentos de la comunidad.

Don Justo era el padre de la reconocida diputada del PLD, Getrudes (Getrudis) Ramírez y del profesor Pedro Ramírez, quien es el director académico del Colegio San Antonio de Padua de Los Alcarrizos.

 

don justo, Alcarrizos News Diario Digital

Cornelio de Jesús Ramírez “don Justo”

El deceso de Cornelio de Jesús Ramírez, cariñosamente conocido como don Justo, se produjo cerca de las 4:00 de la madrugada de hoy, en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Rodolfo de la Cruz Lora donde se encontraba ingresado luego de ser sometido el sábado pasado a una cirugía por una fractura que tuvo tras una caída que había sufrido días antes.

El señor Cabral, laboró durante más de dos décadas en el entonces Sanatorio Psiquiátrico Padre Billini, al igual que su esposa, en el hospital Rodolfo de la Cruz Lora, quienes pese a sus limitados ingresos logró que todos sus hijos forjaran carreras universitarias.

 

Momento de la celebración de Bodas de Oro de doña Carmen Dilia y don Justo Ramírez. 2016

El año pasado, sus hijos celebraron la Boda de Oro de Justo y Carmen, que incluyó una misa a la que asistió un nutrido grupo de familiares, amigos y otros relacionados.

Su cadáver será velado en la Funeraria Municipal de Pedro Brand y su cuerpo sepultado en el Cementerio Puerta del Cielo en el kilómetro 22 de la autopista Duarte, vía Merca Santo Domingo, según informaron algunos de sus familiares.

Además de la diputada Ramírez Cabral, a don Justo le sobreviven su esposa Carmen Dilia Cabral Remigio y sus hijos los profesores Pedro (Mitin), Nan, Blanca. También Juanita, Santiago (Chago), Pedro (Patine), Belkis, Beato (Chalito) y Emilia, todos reconocidos profesionales de este municipio.

Don Justo residía junto a su esposa Carmen Dilia en la residencia marcada con el No. 101 en el kilómetro 26-1/2 de la autopista Duarte, al lado de la parroquia San Pedro Claver, donde decenas de munícipes comenzaron a llegar para dar el pésame a los familiares.

La honestidad a toda prueba y sencillez en su proceder les granjeó el cariño y respeto de la comunidad, por lo que la noticia de su fallecimiento ha impactado, incluyendo en sectores del quehacer político oficialista y oposición.