WASHINGTON, EEUU (AP).- Después de años de tratar la retórica incendiaria del presidente Donald Trump con un toque ligero, Facebook e Instagram están silenciando sus cuentas de redes sociales por el resto de su presidencia. La medida, que muchos llamaron muy atrasada luego de la letal insurrección del miércoles en el Capitolio de Estados Unidos, también es un recordatorio del enorme poder que las plataformas de redes sociales pueden ejercer cuando así lo desean.

Facebook e Instagram dijeron el jueves que prohibirán que Trump publique al menos hasta la toma de posesión del presidente electo Joe Biden.

Un bloqueo de 12 horas de la cuenta de Trump terminó el jueves y el presidente usó su cuenta restaurada para publicar un video en el que reconoció por primera vez que su presidencia terminará pronto.

No está claro cómo las plataformas manejarán a Trump una vez que deje el cargo y ya no esté protegido de la aplicación de la mayoría de las reglas por su condición de líder mundial. Y algunos críticos vieron las medidas como esfuerzos cínicos de las empresas para posicionarse para un futuro posterior a Trump.

“Ya no tienen que temer a Donald Trump”, dijo Rashad Robinson de Color of Change, un grupo que ha presionado a las empresas de tecnología para que hagan más para frenar el discurso de odio. Dijo que la acción de Facebook fue “en el mejor interés de Facebook” y una forma de ganarse el favor del presidente y el Congreso demócrata entrante.

 

Al anunciar la medida sin precedentes, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, dijo que el riesgo de permitir que Trump use la plataforma es demasiado grande luego de la incitación del presidente a una mafia el miércoles. Zuckerberg dijo que la cuenta de Trump estará bloqueada “durante al menos las próximas dos semanas” y posiblemente de forma indefinida.

“Los impactantes eventos de las últimas 24 horas demuestran claramente que el presidente Donald Trump tiene la intención de usar el tiempo que le queda en el cargo para socavar la transición pacífica y legal del poder a su sucesor electo, Joe Biden”, escribió Zuckerberg.

Trump ha aprovechado repetidamente el poder de las redes sociales para difundir falsedades sobre la integridad de las elecciones y los resultados de la carrera presidencial. Plataformas como Facebook ocasionalmente han etiquetado o incluso eliminado algunas de sus publicaciones, pero la respuesta general no ha logrado satisfacer a un número creciente de críticos que dicen que las plataformas han permitido la propagación de información errónea peligrosa.

Sin embargo, a la luz de los disturbios del miércoles, Zuckerberg dijo que se necesita un enfoque más agresivo debido al “uso de nuestra plataforma para incitar a una insurrección violenta contra un gobierno elegido democráticamente”.

Instagram, que es propiedad de Facebook, también bloqueará la capacidad de Trump para publicar en su plataforma. YouTube, propiedad de Google, anunció cambios más generales que penalizarán las cuentas que difundan información errónea sobre el fraude electoral en las elecciones de 2020, y los infractores reincidentes se enfrentan a la expulsión permanente. Snapchat bloqueó el miércoles la cuenta de Trump “indefinidamente”.