La feliz novia vestida de blanca, con velo y corona se robó todas las miradas de los invitados de la boda durante toda la ceremonia

Por José Zabala

NUEVA YORK, EUA.- Los reconocidos empresarios dominicanos radicados en la ciudad de New York Jaime y Julie Vargas, juraron amor eterno con la bendición de Dios en una histórica noche. Familiares y amigos muy cercanos fueron testigos de la gran unión de la feliz pareja muy conocida en Washington Heights.

Los novios gritaron por todo lo alto en el altar su amor de más de 25 años, y juraron que será hasta que la muerte los separe físicamente y que luego seguirá hacia la eternidad con la bendición de Dios.

El mensaje del divino sacramento fue realizado por el Monseñor Lorenzo Vargas, Vicario Episcopal de Santo Cristo de Los Milagros, quien les recordó a los novios el verdadero compromiso sacramental que conlleva casarse en la iglesia de Dios. Al monseñor lo acompañó el diácono Pedro O’Brien. La ceremonia nupcial acompañada de la eucaristía la cual fue realizada en la Iglesia Nuestra Señora de Lourdes ubicada en el 472 W 142nd St, New York, NY 10031, bajo rigurosos protocolos preventivos debido al Covid 19.

Durante la ceremonia religiosa, tanto los amigos y familiares como los propios novios realizan varias lecturas y oraciones. La recordada actividad fue amparada de varios pasajes bíblicos, como el salmo 3 Cantar de Cantares con los capítulos propios de la ocasión en la primera y segunda lectura, así como a lo que se refiere al amor con fue el de 1era de Corintios 13 que detalla con claridad lo que es verdadero amor para dos cristiano que de aman.

“El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad”.

Los novios valoraron el sólido mensaje del Monseñor Lorenzo Vargas de lo que significa asumir el sacramento del matrimonio de la santa iglesia. Ambos se comprometieron a cumplirlo y obedecerlo por el resto de la vida.

El flamante novio desfiló con Isabel Mayi en representación de su madre María Mayi, quien la llevó hasta el altar. La bella novia fue acompañada de su hijo Jaime de Jesús Vargas y de su madre Ana Mercedes Santos, quien se la entregó al novio con un mensaje muy especial:
“Te prometí que te entregaría a mi hija en el altar, ahora sigue los pasos de Dios hijo mío. Esto es para siempre y tengo toda la confianza en ti, que siempre me lo ha demostrado”, dijo cariñosamente Doña Mecho.

La Madrina Yudelka Vargas y el padrino congresista Adriano Espaillat, asumieron su papel de testigos históricos de la gran unión. De igual manera desfilaron las damas de honor, todas bellas y resplandecientes para dar un toque perfecto al desfile. De igual manera lo hicieron los elegantes caballeros.

“Gracias a todos por estar aquí con nosotros en este momento espiritual y muy intimo para nuestras familias. A mis hermanos Emaus. Son momentos muy difíciles y Dios quiso que hoy fuera el día. El día de la virgen de Guadalupe, una fecha histórica. Ha sido un gran sacrifico para todos debido a la pandemia Covid19 y eso lo valoramos, igual a lo que son nuestros y no pudieron estar hoy con nosotros. Esperamos más de 20 años para este gran paso. Gracias a nuestras familias, amigos y personas muy cercanas como son nuestros compadres. Mecho, misión cumplida” en nombre de la familia Vargas.