Ilustración: Steve Cutts

A punto de cumplir 90 años, acaba de abandonar el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts). Allí revolucionó la lingüística moderna y se convirtió en la conciencia crítica de Estados Unidos. En doctor ‘honoris causa’ de una treintena de universidades, entre ellas las de Londres, Chicago, Georgetown, Buenos Aires, Columbia, Pisa, Harvard y Nacional de Colombia.

 

 

Avram Noam Chomsky es un lingüista, filósofo, politólogo y activista estadounidense de origen judío. Es profesor emérito de lingüística en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y una de las figuras más destacadas de la lingüística del siglo XX.

Noam Chomsky fue un prodigio intelectual que obtuvo un doctorado en lingüística en la Universidad de Pensilvania. Desde 1955, ha sido profesor en el MIT y ha producido teorías innovadoras y controvertidas sobre la capacidad lingüística humana. Chomsky es ampliamente publicado, tanto en temas en su campo como en temas de disidencia y política exterior de Estados Unidos.

Noam Chomsky es uno de los intelectuales más respetados del mundo. El New York Times  lo nombró, el pensador más importante de nuestra era actual.

Una de las principales cosas que ha hecho es llamar y analizar las diferentes estrategias de control de medios que se utilizan hoy en día en el mundo.

Noam Chomsky primero llamó la atención por su trabajo como lingüista, pero también es filósofo y politólogo. También se ha convertido en una voz importante  en el mundo del activismo político.

Aquí les dejamos, las diez formas de manipulación mediática, que según Noam Chomsky, utilizan los medios en la actualidad.

1. Distracción

Según Chomsky, la más común de todas las estrategias de control de los medios es la distracción. Básicamente implica cambiar la atención del público a cosas sin sentido o irrelevantes. Así es como mantienen ocupadas nuestras mentes.

También sobrecargan a las personas con información o enfatizan  en eventos deportivos, celebridades y curiosidades. El objetivo es hacer que las personas pierdan de vista los problemas reales.

2. Problema-Reacción-Solución

A veces, los poderes se “descuidan” a propósito, o al menos no abordan, ciertas realidades. Hacen que sus ciudadanos piensen que es un problema que necesita una solución externa. Y ellos mismos presentan la solución.

Por ejemplo, podrían retratar intencionalmente que una industria pública es peor de lo que es porque quieren privatizarla. La idea es justificar la venta.

3. La estrategia gradual

El objetivo aquí es lograr que el público permita cosas que normalmente no aceptarían. ¿Cómo? Introduciéndolos muy gradualmente para que la gente ni se dé cuenta.

Por ejemplo, es lo que sucedió con la reducción de los derechos de los trabajadores. En algunas sociedades han implementado reglas, o tipos de trabajo, que hacen que las personas eventualmente piensen que es normal que un trabajador no tenga ninguna garantía de seguridad social.

4. Aplazamiento

Esta estrategia  hace que los ciudadanos piensen que están tomando medidas que podrían ser malas a corto plazo,  pero que podrían ser beneficiosas para toda la sociedad en el futuro. “El fin justifica los medios.”

El objetivo es que las personas se acostumbren a las cosas “malas” y no las rechacen. ¿Cómo? Para que piensen que lo “bueno” vendrá más adelante Cuando llegue el momento, el efecto de “normalización” ya ha hecho su trabajo. La gente no protesta por no obtener lo que se les prometió.

5. Tratar a las personas como niños

Muchos mensajes televisados, especialmente en anuncios,  hablan con las personas como si fueran niños. Usan expresiones, palabras y actitudes muy estratégicas rematadas con un halo de inocencia.

El punto es atravesar las defensas de la gente. Es una forma de control de los medios que intenta matar las habilidades de pensamiento crítico de las personas. Los políticos también usan estas tácticas, haciéndose pasar por figuras paternas.

6. Yendo por la ruta emocional

Los que manejan los hilos del poder,  no quieren personas que analicen de manera racional. Quieren despertar emociones y llegar al inconsciente de las personas. Es por eso que muchos de estos mensajes están llenos de contenido emocional.

El punto es causar una especie de “cortocircuito” en los procesos de pensamiento racional. Utilizan las emociones para capturar el significado general del mensaje, pero no los detalles. Esta es otra forma en que matan las habilidades de pensamiento crítico de las personas.

7. Mantener al público ignorante

Mantener a las personas ignorantes es uno de los principales objetivos de quienes controlan los medios. La ignorancia significa no dar a las personas las herramientas que necesitan para analizar las cosas por sí mismas. Significa contarles las partes interesantes, pero nunca revelar el detrás de escena de lo que sucede.

Mantener a las personas ignorantes también significa apartar la atención de la educación. Resulta en una gran brecha entre la calidad de la educación pública y privada. Calman la sed de conocimiento de la gente y hacen que la inteligencia no sea importante.

8. Hacer al público complaciente

La mayoría de las tendencias y modas no solo surgen de la nada. Casi siempre hay alguien que los pone en movimiento y los promueve. Lo hacen para crear gustos, intereses y opiniones homogeneizados.

Los medios constantemente promueven ciertas modas y tendencias. La mayoría de ellos tienen que ver con estilos de vida frívolos, innecesarios, incluso ridículos. Convencen a las personas de que actuar de esta manera es lo que está de moda.

9. Reforzar el sentimiento de culpa

Otra estrategia de control de los medios es hacer que la gente piense que son ellos, y solo ellos, los culpables de sus problemas. Cualquier cosa mala que suceda es completamente debido a ellos. Así es como logran que las personas piensen que su entorno es perfecto y si hay algo malo es su culpa.

Por lo tanto, las personas terminan tratando de adaptarse a su entorno y luego se sienten culpables por no lograrlo a la perfección. Desubican toda la ira que causa el sistema, culpándose sin cesar a sí mismos.

10. Conocer a las personas mejor que ellos mismos

En las últimas décadas, la ciencia nos ha dado acceso a ese conocimiento sobre biología y psicología humana. Pero esta información aún no está disponible para la mayoría de las personas.

Solo una pequeña cantidad de información llega al público. Mientras tanto, las élites tienen toda esta información y la usan a su antojo. Una vez más podemos ver cómo la ignorancia hace que sea más fácil para los poderes controlar la sociedad.

El objetivo de estas estrategias de control de los medios es hacer del mundo lo que las personas más poderosas quieran que sea. Bloquean las habilidades de pensamiento crítico y la libertad de todos. Pero es nuestra responsabilidad dejar de dejar pasivamente que nos controlen. Debemos pelear tanto como podamos.