ILLINOIS, EUA / (MOTHERLY).- Antes de que la pandemia cambiara nuestras vidas, la asistente médica embarazada Taylor Poynter de Illinois hizo una sesión de fotos con un fotógrafo local, y ahora está haciendo un tipo diferente de sesión de fotos en su cuenta de Instagram.

Su cuenta se volvió viral esta semana, ya que ha estado publicando actualizaciones semanales de golpes mientras usa su EPP (Elemento de Protección Personal) completo para los turnos de urgencias. Las fotos no solo muestran a una heroína de la salud, también son un retrato del dualismo del embarazo: esta mujer es vulnerable y fuerte a la vez.

Taylor Pointer es una joven asistente médico, que espera que su primer bebé nazca a finales de junio. Ella junto a su esposo, Gene Poynter, por supuesto está ilusionada, pero no deja de ubicarse en la realidad que está viviendo.

“Tengo 33 semanas hoy, y estoy celebrando mi primer embarazo vestida, sudando y con un apretado N95 cortando en mi cara. Las mamás embarazadas en primera línea publican fotos para celebrar su embarazo de la única manera que podemos en este momento”, argumentó.

“No publicamos fotos de nosotras mismas, para alardear de trabajar durante el embarazo. No publicamos para estar orgullosas. Publicamos para recordar nuestro embarazo, nuestra experiencia, nuestro tiempo con nuestros pequeños. Publicamos estas fotos para encontrar la risa en el caos, para celebrar en medio de la ansiedad y el miedo”, indicó.

“Agradecida sirvo de manera constante a un Padre, fiel y amoroso que ayuda a calmar mi mente en medio de estos tiempos inciertos. Celebrando 33 semanas con mis colegas y mis pacientes, y encontrando alegría en medio del miedo y el caos”, dijo.

 

 

De acuerdo a información de ProPublica, “la fuerza laboral de atención médica estadounidense es abrumadoramente femenina, aproximadamente el 90% de las enfermeras y los asistentes de salud son mujeres, y en un momento dado, un número desconocido de ellas, probablemente miles, están embarazadas”. Al aplanar la curva, del COVID-19 protegemos al público, pero también a las personas como Poynter que están trabajando para mantener al resto de nosotros a salvo todos los días.