Según un ranking elaborado por la ONG Transparencia Internacional Uruguay quedó por encima (mejor posición) de Chile, Brasil y Costa Rica, en cuanto a la percepción que tienen los ciudadanos sobre la corrupción.

BERLIN, ALEMANIA (AFP).- El Índice de Percepción de la Corrupción (CPI) de Transparencia Internacional ubicó a Uruguay en el puesto 21 a nivel global en la edición correspondiente a 2016. Entre los 20 países de América Latina, Uruguay quedó ubicado como el de menor corrupción, seguido por Chile, Costa Rica, Cuba, Brasil y Panamá.

Tras Uruguay, que sumó 71 puntos y quedó en la posición 21ª de la clasificación general, se colocó Chile (24ª posición, 66 puntos), seguido de Costa Rica (41ª, 58 puntos), Cuba (60ª, 47 puntos), Brasil (79ª, 40 puntos) y Panamá (87ª, 38 puntos).

En medio quedan Colombia (90ª posición, 37 puntos), Argentina (95ª, 36 puntos), El Salvador (95ª, con 36 puntos), Perú (101ª, 35 puntos), Bolivia (113ª, 33 puntos), República Dominicana (120ª, 31 puntos) y Ecuador (120ª, 31 puntos).

En el extremo contrario, cierran la tabla latinoamericana Venezuela (166ª posición, 17 puntos), Haití (159ª, 20 puntos), Guatemala (136ª, 28 puntos) y Paraguay, México y Honduras, compartiendo la 123ª posición, 30 puntos.

En el vagón de cola, junto a Somalia (10 puntos), están Sudán del Sur (11), Corea del Norte (12), Siria (13), Yemen (14), Sudán (14), Libia (14) y Afganistán (15).

El ránking, que a nivel mundial pone a Nueva Zelanda y Dinamarca como los países menos corruptos y a Somalia como el que más, evidencia que sólo dos de los 19 países latinoamericanos aprobaron -al obtener más de 50 puntos de un máximo de cien- y que once empeoraron sus datos con respecto al año pasado.

La República Dominicana quedó en la posición 120 a nivel global con 31 puntos, igualada a Ecuador y Malawi (país de Africa Oriental)

En el ránking global los mejores clasificados fueron Dinamarca y Nueva Zelanda, con 90 puntos, seguidos por Finlandia (89), Suecia (88), Suiza (86), Noruega (85), Singapur (84), Holanda (83) y Canadá (82).

Según informó la agencia AFP, la ONG advirtió contra la “corrupción sistémica” y la “desigualdad social” que generan un “contexto propicio para que impongan los políticos populistas”. Además, criticó los primeros pasos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.