CULIACÁN, MEXICO.- Un elevado de sacrificio de Jonathan Morales impulsó la única carrera en un extraordinario duelo de pitcheo que se prolongó a extra innings, y Puerto Rico se coronó campeón en la Serie del Caribe, al imponerse ante el equipo de México 1-0 en el juego final.

El manager de los Criollos de Caguas puertorriqueños, Luis Matos, aseguró hoy que ganar la Serie del Caribe es algo especial porque su equipo fue menospreciado y todos querían jugar con él en las semifinales.

“Éramos como el patito feo, todos querían ir contra nosotros y ahora estamos contentos por el título”, dijo a Efe el manejador.

“Siempre dije que nuestro cuerpo de lanzadores era espectacular, pero en los tres primeros partidos los errores costaron; hoy el pitcheo hizo el trabajo nuevamente para ser campeones”, comentó el estratega.

Durante el campeonato, Matos insistió en que su equipo solía dar lo mejor cuando se veía contra la pared y defendió la idea de jugar el llamado béisbol chiquito, con toques de bola, robos de base, jugadas de corrido y bateo y buen rendimiento defensivo.

En la final el estratega puso en práctica su teoría y en la décima entrada aseguró el triunfo cuando el campo corto Yadier Rivera pegó un doble, avanzó a tercera base con un toque de bola de sacrificio y anotó con un elevado a los jardines.

“A mí me tocó ganar hace 16 años con Santurce, un Campeonato de la Serie del Caribe y ahora al final de mi carrera tengo la bendición de vivir otro título”, dijo el pitcher Joel Piñeiro a la AP. “Esto es increíble, estoy muy feliz de ponerle punto final a mi carrera de esta forma. He decidido retirarme del béisbol una vez concluido el Clásico Mundial y esto significa muchísimo para mí”.

“Estoy muy orgulloso de mis muchachos, a pesar de arrancar con tres derrotas nunca se rindieron, nunca bajaron la cara y mira lo que han logrado. El mérito es para ellos y esto es para todo Puerto Rico que esperó tanto para celebrar otra vez un Campeonato de Serie del Caribe”, dijo Luis Matos, el manager de Puerto Rico.