La escritora mexicana Elena Poniatowska afirmó que tiene al Quijote como “guía de vida” y que le prefiere a “cualquier santo”, durante una charla que sirvió como uno de los eventos de cierre del Festival Internacional Cervantino (FIC) en Guanajuato (centro de México).

No obstante, la autora (París, 1932) volvió a reafirmar que se identifica más con la figura del escudero del hidalgo, como ya hizo cuando en 2014 recogió el Premio Cervantes y se describió como “una Sancho Panza femenina”.

“Me identifico con Sancho porque también vivo desde 1953 -cuando se inició en el periodismo- en medio de una muchedumbre de refranes y palabras”, en ocasiones disparatadas como la vida, que “se viene a grandes cuchilladas”, afirmó la escritora.

Pese a que el evento, configurado inicialmente bajo el título “Tres premios Cervantes”, también iba a contar con la presencia del chileno Jorge Edwards y el mexicano Fernando del Paso, finalmente estos dos autores no pudieron acudir “por razones estrictamente médicas”, dijo el director del FIC, Jorge Volpi, quien ejerció como interlocutor de Poniatowska.

La escritora recordó cómo fue en su país natal, Francia -de donde salió a los diez años para llegar a México-, donde descubrió por primera vez el Quijote, con una edición infantil que todavía conserva y que entonces leía tras persignarse porque pensaba que era un libro semejante a otros que tenía sobre vidas de santos.

Ahora se encomienda también al aspirante a caballero, a quien le pide que no le “desampare ni de noche ni de día” y cuya figura lectora prefiere a cualquier santo o ante los “sangrientos Cristos que mueven al espanto”.

La escritora también dio su opinión sobre el Nobel de Literatura 2016 concedido a Bob Dylan: “Todo lo que sea una ampliación de los criterios creo que sí es benéfico para todos”, aseguró.

O sobre el hecho de ser una escritora famosa. “Si tienes amor, olvídate de la fama y la celebridad; no te sirven para nada porque el día que ni caso te hacen te pones a llorar y es una idiotez”, afirmó Poniatowska, que cerró la charla canturreando “All you need is love” de The Beatles.