Paul Ryan, líder de los republicanos, asumió falta de votos

 

WASHINGTON, EE UU (ANSA).– Los legisladores republicanos, ante la imposibilidad de poder alcanzar los votos necesarios, retiraron su proyecto de ley para la reforma de salud, que pretendía reemplazar al ObamaCare. Fue el presidente Donald Trump el que ordenó el “retiro” de la propuesta de alternativa al plan ideado por la administración de Barack Obama, según la cadena CNN.

“No tenemos los números”, aseguró el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, a pocas horas de la votación para la aprobación de la reforma sanitaria que debía reemplazar el ObamaCare.

Al enterarse que no llegarían a los votos necesarios para aprobar el proyecto, Ryan se trasladó rápidamente a la Casa Blanca para informarle al mandatario las novedades.

Ante esa realidad, el presidente Trump pidió a su bancada en el Congreso que retire inmediatamente su proyecto de reforma de salud.

Fue una dura derrota para el presidente, que no logra convencer a los conservadores de su propio partido de que apoyen la propuesta.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, en su habitual conferencia de prensa, había asegurado que tanto Ryan como Trump habían hecho “todo lo posible” para lograr un resultado positivo.

“No puedes forzar a alguien a votar de cierta manera. Donald Trump ha hecho todo lo posible, ha usado todo el tiempo a su alcance para lograr la aprobación”, expresó Spicer. “Esta no es una dictadura y debemos permitir que voten como quieren”, añadió.

Esta mañana, Trump afirmó que “después de siete horribles años del ObamaCare”, había llegado finalmente la “oportunidad para un gran plan” de salud.

“Después de siete horribles años de ObamaCare (disparando los deducibles, mala atención médica), ésta es finalmente su oportunidad para un gran plan!”, tuiteó el presidente.

La Casa Blanca insistió anoche que se vote este viernes la ley que reemplazará al ObamaCare luego de que la Cámara de Representantes postergó la votación prevista para el jueves.

El fracaso fue atribuido a la enésima presión del presidente Donald Trump y el “speaker” Ryan sobre los miembros republicanos reacios.

Hasta último momento el vocero de la Casa Blanca, estaba seguro que el voto tendría lugar y estaba confiado que el texto pasaría, pero esta vez Trump no tenía la misma impresión.

Según los cálculos de la Oficina Presupuestaria del Congreso, la “contrarreforma” de Trump haría que 14 millones de asegurados pierdan su cobertura el año que viene. (ANSA).