SANTO DOMINGO.- Después de la reacción social en cadena criticando fehacientemente la venta irregular y estafadora de los terrenos del sector Los Tres Brazos, en Santo Domingo Este, terrenos que hace más de tres décadas ocupan familias que fueron desalojadas y fueron llevadas allí a raíz del ciclón David, el Presidente Danilo Medina emitió el decreto 392-16, con el que ordena la paralización de las ventas o reventas de inmuebles.

De inmediato crea una comisión integrada por el Consultor Jurídico del Poder Ejecutivo, Flavio Darío Espinal, quien la presidirá;  el director de la Comisión Permanente de Titulación de Terrenos del Estado, José Dantes y el director de Ética e integridad gubernamental, Lidio Cadet, la cual deberá examinar y rendir un informe a la Presidencia en un plazo no mayor de 30 días, sobre todo lo concerniente a los terrenos de Los Tres Brazos desde el momento de su venta hasta el presente.

“El Decreto 392 “lleva alegría y tranquilidad a muchos dominicanos, sobre todo personas mayores que tienen años residiendo en este sector”, expresó el vecero presidencial. Expresó Rodríguez Marchena en Rueda de Prensa.

Esta decisión del Ejecutivo ha devuelto la tranquilidad y esperanza a los moradores de los Tres Brazos. La señora Alejandrina Rosado despertó ayer revestida de esperanza. “Creo que se acabó este sufrimiento, estoy contenta”, cuanta la viuda de 67 años de edad.

El temor en los residentes del sector comenzó hace alrededor de un mes, cuando denunció que la empresa Titulatec los presionaba para que le paguen los terrenos donde construyeron sus viviendas,  tras alegar que adquirieron parcelas por RD$80 millones.

El miembro de la comisión de lucha por la vivienda de Los Tres Brazos, José Valdez dijo  que lo que piden es que el decreto del presidente se cumpla y que están dispuestos a pagar el precio justo.

Además dijo que quieren que sea el gobierno quien se encargue del proceso e instale una oficina en el sector para el cobro.

“Nosotros no queremos las cosas gratis, sino un precio justo”, apuntó