WELLINGTON, Nueva Zelanda (AP) — Un potente terremoto de magnitud 7.4 en la escala de richter, azotó Nueva Zelanda, a unos 93 Km, al Noreste de la ciudad de Christchurch, con fuertes sacudidas que causaron daño estructurales a edificios.

Según el Servicio Geológico de los Estados Unidos, el sismo se originó, a unos 10 km de profundidad, los terremotos tienden a sentirse con mayor intensidad cuando se originan en aguas poco profundas.

En Wellington, la capital, a unos 214 km al Norte del epicentro del movimiento telúrico, varios lugares fueron destruidos, algunas ventanas rotas, y algunas chimeneas colapsaron.

No hubo reportes inmediatos de ningún daño mayor o victimas en Christchurch.

Los servicios de emergencia de Nueva Zelanda alertaron a la población ante la eventualidad de un tsunami y pidieron a los habitantes de las costas moverse a tierras más altas.

Aunque el Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico, había dicho que no había peligro inmediato de Tsunami, mas tarde y luego de varias réplicas, se reportó en la Costa Noroeste de la Isla Sur, un Tsunami con olas de hasta 2 metros.

El sismo reavivó las memorias de los habitantes de  Christchurch, quienes en 2011 fueron azotados por un terremoto, que destruyo gran parte de la ciudad y en el cual murieron unas 185 personas. El terremoto se localizó lejos de los centros con alta población.

Nueva Zelanda se encuentra en el famoso “Aro de Fuego,” un arco de fallas sísmicas alrededor del Océano Pacífico, en donde los terremotos suelen ser comunes.