Velásquez es considerado por los organismos de seguridad de Colombia como el jefe de sicarios de la banda criminal que dirigió Escobar, abatido por la policía en 1993, quien en los años 80 y 90 protagonizó una sangrienta “guerra” contra el Estado mediante atentados terroristas contra múltiples blancos