NUEVA YORK, EE. UU.– El cuerpo de la jueza Sheila Abdus-Salaam, de 65 años de edad, fue hallado flotando en el río Hudson en la tarde de ayer miércoles, 12 de abril, por las autoridades de Nueva York. La policía ha explicado que recibió una llamada de alerta y que, al llegar, sólo pudo extraer el cadáver del agua (completamente vestido), y certificar la muerte.  

El cuerpo de la víctima ya ha sido identificado por sus familiares, y ahora se espera que una autopsia determine cuál fue la causa de la muerte, aunque algunas fuentes hablan de presunto suicido por la falta de traumas visibles que indiquen forcejeo.

New York Post ha citado que la familia de la jueza había denunciado su desaparición desde el miércoles por la mañana.

 

Nacida en Washington, Sheila Abdus-Salaam fue la primera mujer musulmana que obtuvo el cargo de jueza en EE.UU. y fue además la primera mujer afroamericana nombrada para la Corte de Apelaciones. Ello sucedió en 2013 cuando Mario Cuomo ―entonces gobernador demócrata― la designó para el Alto Tribunal del Estado.

Cuomo falleció en 2015 y ahora su hijo, Andrew Cuomo, ocupa el mismo cargo. En un comunicado, Andrew ha destacado su admiración por la fallecida, al afirmar:

“La juez Sheila Abdus-Salaam fue una jurista pionera que dedicó su vida al servicio público en la búsqueda de una vida más justa para todos en Nueva York”.

Y también ha publicado un mensaje de condolencia en la red social Twitter.

Abdus-Salaam comenzó su carrera de abogada en Brooklyn, en el año 1991, a la vez que ejercía de abogada auxiliar del Estado de Nueva York, según destacan hoy medios de prensa. Se graduó en la Universidad de Barnard y en la facultad de derecho de Columbia.

Habrá que esperar ahora el resultado de la autopsia para determinar cuál ha sido la causa de su sorprendente fallecimiento.