KUALA LUMPUR, MALASIA (ANSA).– La mujer indonesia arrestada por la muerte de Kim Jong-nam, el hermanastro del líder norcoreano Kim Jong-un, recibió unos 90 dólares para participar en lo que ella creía era “una broma” y terminó siendo un asesinato.

Lo informó la embajada de Indonesia en Malasia. El embajador Andriano Erwin se reunió hoy con Siti Aisyah, la mujer de 25 años arrestada junto a una vietnamita. Según la acusación de la policía malaya, Aisyah frotó gas nerviosos, el llamado “agente VX”, sobre el rostro del hermanastro del líder de Pyongyang.

Aisha, según la versión diplomática, reiteró este sábado que fue contratada por un grupo de hombres, que identificó como coreanos o japoneses, para hacerle una chanza televisiva al fallecido Kim Jong-nam.

Así se lo contó al embajador segundo de la legación de Indonesia en Kuala Lumpur, Andreano Erwin, durante una entrevista de unos treinta minutos, contó el diario The Star.

Pensó que lo que le entregaron los hombres para rociar en la cara del hermanastro del líder del régimen de Corea del Norte era una loción infantil, y no el “agente VX”, dijo apesadumbrada la joven mujer.

El embajador dijo que Aisha se encuentra en buen estado de salud, a pesar de que la policía de Malasia había dicho que estado vomitando tras ser arrestada, debido al parecer al agente químico utilizado para matar al hermano de Kim Jong-un.

El “agente VX” es una sustancia altamente tóxica que puede provocar la muerte en pocos minutos. Está considerado por la ONU y se encuentra prohibido por la Convención sobre Armas Químicas de 1993.

Los gases nerviosos son las sustancias tóxicas que actúan más rápido dentro de lo que se conoce de las armas químicas. El “VX”, es el más potente de todos.

Las autoridades de Malasias continúan identificando a la víctima como un “ciudadano norcoreano”, a la espera de que un familiar reclame el cadáver para cotejar el ADN. Sin embargo, el Gobierno de Corea del Sur ha insistido desde el primer momento en que Kim Jong-nam fue asesinado por el régimen de Pyongyang, lo que ha llegado a calificar como un “acto terrorista”.

Además de una vietnamita y la indonesia detenidas, la policía de Malasia apresó a un químico norcoreano y emitió órdenes de arresto contra otros cuatro ciudadanos norcoreanos que supuestamente reclutaron a las atacantes para impregnar con el potente agente químico a la víctima. Esos cuatro sospechosos son Hong Song Hac, Ri Ji Hyon, O Jong Gil y Ri Jae Nam y se presume que huyeron de Malasia el mismo día del crimen. Servicios de inteligencia de Seúl especularon que que ya se encuentran en Pyongyang.

Las autoridades malayas también exigieron a la embajada norcoreana en Kuala Lumpur que les permita entrevistar a otras dos personas sospechosas.

Se trata de Hyon Kwang Song, el segundo secretario de la legación diplomática, y Kim Uk Il, empleado de la aerolínea estatal Air Koryo, quienes aparecen en un video de las cámaras de seguridad de la estación, despidiendo a los cuatro sospechosos norcoreanos el mismo día del crimen.

Pero Corea del Norte se ampara en la inmunidad diplomática para bloquear el interrogatorio.

El hermanastro del líder norcoreano en los últimos años vivió exiliado en China y en 2012 atrajo la atención por sus críticas a Pyongyang y su sistema de sucesión. Las autoridades de Seúl insisten con que era “un objetivo a eliminar” para el régimen de Corea del Norte. (ANSA).