El jefe de Estado visitó a los campesinos de la Sierra de Neyba para presentarles un proyecto sostenible que busca que los campesinos detengan la deforestación en la zona y evitar el conuquismo y desforestación en el país.

 

El presidente Danilo Medina volvió a sorprender a los habitantes de la vertiente sur de la Sierra de Neyba. Les presentó un proyecto de desarrollo sostenible que impactará positivamente al medio ambiente. También permitirá que más de mil productores y sus familias mejoren sus condiciones de vida.

Podrán tener ingresos suficientes para llevar una vida digna. Por eso, tienen razones para estar alegres y tener esperanza.

El proyecto permitirá que la gente de la zona supere la cultura de la subsistencia. Asimismo, esa costumbre de tala, quema y pequeñas siembras que les impide superar la pobreza.

Danilo Medina les reiteró la seriedad del compromiso. Advirtió: “La gente que quiere vivir quemando después que comience el proyecto, van a caer presos”. “Si seguimos depredando nos vamos a quedar sin agua; y si nos quedamos sin agua tendremos un réplica de Haití, que es lo que estamos tratando de evitar, así es que yo confío en ustedes.”

Sin embargo, recibir ese apoyo conlleva responsabilidad. Tendrán que parar la depredación de los bosques.

El proyecto que se forma de un conjunto de cinco, que desarrolla el Gobierno en la región Sur del país, con la finalidad de frenar la deforestación, incluye entre otras cosas, la reparación de viviendas,  producción de  miel, café y la creación de viveros  para reforestar.

De igual modo, durante el período de ejecución de tres años, el presidente Medina asume el compromiso de darle una mensualidad de  5 mil pesos a mil 500 campesinos, de manera que no tengan la necesidad de talar árboles para hacer conucos.

“Tienen que asumir el compromiso con nosotros, de que van a paralizar la tala de árboles, porque si siguen con esto no tendrán tampoco futuro; para que esto tenga futuro tendrán que trabajar de las manos con el Estado”, les dijo el mandatario.