fallece, padre juan, Alcarrizos News Diario Digital

Padre Jan Zazuba Waclavick, “Padre Juan”

LOS ALCARRIZOS.- Falleció en la madrugada de este domingo 1 de enero 2017, a la edad de 77 años, el padre Jan Zazuba Waclawik, cariñosamente conocido por todos como el “Padre Juan”, después de padecer durante un tiempo de un cáncer en el estomago.

Pertenecía a la Congregación de San Miguel Arcángel, conocida como los Miguelitas, quienes iniciaron su labor pastoral en República Dominicana en agosto del año 1983. El padre Juan se integró años más tarde.

El padre Juan era un excelente ser humano, muy generoso, amable, servicial; muy paciente y solidario, con un alma angelical. No se imponía ni hacía ruido. Siempre acompañaba, proponía, un trabajador pastoral incansable. Su espíritu no le permitía sobresalir, era mas bien un ser magnánimo.

A su llegada a Los Alcarrizos, se le encomienda la dirección del trabajo pastoral en la parroquia de la Isabela-Pantoja, quien fue su párroco por varios años.

La Congregación de San Miguel Arcángel nació en Polonia a finales del siglo XIX. Su fundador fue el padre Bronislao Markiewicz quien se destacó como incansable pastor de almas y gran educador. Actualmente esta congregación cuenta con más de 350 miembros que trabajan en Europa, Oceanía, América del Norte, El Caribe y América del Sur.

Su misión fundamental es auxiliar a las diócesis en su trabajo pastoral, empleando especial atención a la promoción del desarrollo integral de los jóvenes y niños, para formar así a personas maduras y capacitadas que puedan aportar al desarrollo humano y socio-económico de una nación.

El fin específico de la congregación coloca a los miguelitas junto a los niños y los jóvenes, especialmente los abandonados, creando condiciones de vida familiar y protegiéndolos ante los peligros que atentan contra la fe y la moral cristianas. Para ello, fundan casas y centros educativos; organizan oratorios y grupos juveniles parroquiales. Las obras apostólicas propias de la congregación son: educación de niños y de jóvenes, sobre todo, pobres y abandonados; conducción de las parroquias; ejercicios espirituales y misiones populares; misiones extranjeras; edición de libros; promoción vocacional y otras obras de misericordia cristianas.