CONMEMORACION DEL HOLOCAUSTO (AUSCHWITZ)

El 27 de enero se reconoce como el Día Internacional del Recuerdo del Holocausto y se celebra en diferentes lugares de Europa e Israel.

EUROPA, (AP).– Docenas de sobrevivientes de Auschwitz colocaron ofrendas florales este viernes en el muro de ejecución del antiguo campo de exterminio nazi, en homenaje a las víctimas del régimen de Adolf Hitler, exactamente 72 años después de la liberación del campo.

El 27 de enero se conmemora el día de 1945 en que el ejército soviético liberó el campo en la Polonia ocupada por los alemanes. La fecha se reconoce como el Día Internacional del Recuerdo del Holocausto y se celebran actos en diferentes lugares de Europa e Israel.

El ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, dijo que la palabra “Auschwitz” ha pasado a simbolizar todos los campos de exterminio y toda la “persecución y maquinaria de la muerte” nazi, que ha quedado en la historia de Alemania.

Aunque Alemania no puede cambiar ni deshacer lo ocurrido, señaló, el país tiene una obligación continuada de conmemorar el genocidio, rendir homenaje a la memoria de las ­víctimas y asumir la responsabilidad por los crímenes.

En una referencia a la inestabilidad política del mundo actual, Steinmeier dijo que “la historia debe ser una lección, una advertencia y un incentivo al mismo tiempo. El recuerdo puede existir y no debe tener fin”.

Por su parte, Polonia también conmemoró este día. La primera ministra polaca, Beata Szydlo, presidió los actos y estuvo acompañada de 60 sobrevivientes del holocausto de Auschwitz y delegados de varios países, entre ellos Israel y Rusia.

El lema de este 72 aniversario es el “Tiempo”, simbolizado por un reloj encontrado durante los trabajos arqueológicos de 1967, y que ha permanecido olvidado en un almacén durante las últimas décadas junto a otros 16.000 objetos hallados en esas excavaciones.

 

Lucha contra el olvido

“El tiempo inevitablemente nos aleja de la historia de Auschwitz, y la memoria supone siempre nuestra lucha contra el paso del tiempo”, explicó hoy el director del museo de Auschwitz, Piotr Cywinski.

En este sentido, subrayó la importancia de “asegurar que las generaciones posteriores conozcan los peligros del populismo, la xenofobia, el antisemitismo y los diversos nacionalismos radicales”.

El 27 de enero de 1945 el ejército soviético abría las puertas del infierno en Auschwitz-Birkenau y ponía fin al cautiverio de los 7.000 prisioneros que aún permanecían entre sus alambradas, ya abandonados por los guardianes.

Allí los soldados “rojos” encontraron más de un millón de trajes y vestidos y cerca de ocho toneladas de cabello humano que los nazis aprovechaban, junto con otras partes de los cuerpos de sus víctimas, como si de una gran factoría humana se tratase.

Se estima que más de un millón de personas, en su mayoría judíos, perecieron en Auschwitz y en el campo anexo, Birkenau (Oswiecim y Brzezinka en polaco), debido a las palizas, las cámaras de gas Zyjklon B, el hambre, el agotamiento y las enfermedades.